Valoración Prequirúrgica

Consiste en el proceso de valoración clínica que procede a una cirugía. Esta evaluación considera la información obtenida de múltiples maneras como el historial clínico, incluyendo la anamnesis y el examen físico entre otros. A partir de esta valoración se seleccionan además exámenes complementarios. Los objetivos principales de la valoración preoperatoria son reducir la morbimortalidad, aumentar la calidad del cuidado y permitir al paciente retomar su vida habitual tan rápido. 

Las consultas preoperatorias deben identificar las pruebas diagnósticas y las estrategias de tratamiento que optimicen el cuidado de pacientes, provean información acerca del riesgo a corto y largo plazo y evitar estudios innecesarios.

Objetivos de la Valoración Prequirúrgica
  • Disminuir la morbilidad y mortalidad.
  • Obtener datos de la historia clínica del paciente.
  • Evaluar los riesgos relacionados con el paciente y tipo de cirugía.
  • Optimizar el estado clínico por adaptación de los tratamientos farmacológicos.
  • Seleccionar exámenes complementarios.
  • Seleccionar técnica anestésica que mejor se adapte a las necesidades del paciente.
  • Informar al paciente la técnica anestésica, posibles complicaciones y analgesia postoperatoria.
  • Obtener el consentimiento informado del paciente.
  • Tratamiento de ansiedad mediante la información y premedicación.
Tipos de Valoraciones Preoperatorias

Anamnesis: incluye información sobre síntomas actuales que sugieren una Enfermedad Cardiopulmonar Activa.

Examen Físico: debe apuntar no sólo a las áreas afectadas por el procedimiento quirúrgico, sino también al aparato cardiopulmonar y a la búsqueda de signos de infección en curso.

Estudios Complementarios: debido a que los pacientes sanos sometidos a cirugía electiva tienen una baja prevalencia de Enfermedad Asintomática que de otra manera influiría en el tratamiento preoperatorio, no deben realizarse pruebas preoperatorias de rutina en aquellos sin síntomas clínicos o enfermedad subyacente significativa.

Una valoración preoperatoria es importante para evitar complicaciones en cirugía.