HOSPITALIZACIÓN

El servicio de hospitalización presta atención médica continuada, de tratamiento estructurado y múltiple, con la integración de distintas actividades terapéuticas, trabajo en equipo de varios especialistas en pacientes con patologías que requieren cuidados diarios y directos. Permite una estancia completa. La calidad y eficacia de la hospitalización está fundamentada en la atención continuada del paciente por el especialista. El tiempo de permanencia requerido por cada paciente varía y depende del estado clínico.

Durante la hospitalización se realizan estudios difíciles de cumplir por el paciente en forma totalmente ambulatoria, y procedimientos diagnósticos o terapéuticos que requieren cuidado posterior.

¿En qué consiste el servicio de hospitalización?
  • Atención integral para personas con síntomas indefinidos por ejemplo: falta de aire, dolor en el pecho, dolor abdominal y dolor de espalda, que necesitan ayuda para su diagnóstico y tratamiento.
  • Trabajo con equipo multidisciplinario, de acuerdo a las necesidades de tu padecimiento puede ser atendido por más de una especialidad.
  • Educación al paciente sobre su patología y lo que requiere para volver a casa y reincorporarse a sus actividades.
  • Seguimiento después del alta, lo cual es especialmente importante si existiera una o más enfermedades crónicas, como la presión arterial alta y la diabetes.
Vigilancia Metabólica y Cardiovascular

Durante el servicio de hospitalización se realiza el reconocimiento médico siguiendo el proceso de salud y enfermedad de un paciente.

  • Historia Clínica

Primero se deben recabar los antecedentes familiares y personales del paciente, además de los signos y síntomas que experimenta en su enfermedad.

  • Examen Físico

Para poder obtener datos objetivos o signos relacionados con el motivo de consulta del paciente se debe realizar una exploración física.

  • Pruebas Complementarias

Para descartar o confirmar un diagnóstico clínico se solicitan pruebas eficaces.

El diagnóstico oportuno es primordial para tratar enfermedades raras,
complejas y graves con los tratamientos adecuados.