ENFERMEDADES DE DIFÍCIL DIAGNÓSTICO

Existen enfermedades difíciles de diagnosticar, ya sea por su complejidad y limitación en ciertos conocimientos en ramas de la medicina que no se hayan contemplado otros factores que puedan influir en las patologías. Por lo general, los síntomas pueden resultar confusos, esto se debe a que muchas enfermedades de difícil diagnóstico tienen síntomas similares. Y algunos síntomas, como los dolores musculares, son comunes en muchas otras afecciones, por lo que puede llevar mucho tiempo y algunas visitas a diferentes tipos de médicos para obtener un diagnóstico.

Síntomas
  • Dolor mal definido.
  • Molestias gastrointestinales.
  • Dolor de cabeza.
  • Cansancio.
  • Falta de apetito.
  • Síntomas urinarios resistentes a tratamientos.
  • Flujos crónicos.
  • Diarrea.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor Abdominal.
  • Alteraciones en el peso.
Enfermedades de Difícil Diagnóstico

Hepatitis

Se trata de una enfermedad inflamatoria que afecta al hígado y puede ser provocada por numerosos virus. Si no se trata de forma correcta desde el primer día la enfermedad puede producir un daño hepático grave.

 

Celíaca

Las personas celíacas padecen una intolerancia al gluten, se caracteriza por una reacción inflamatoria de base inmune en la mucosa del intestino delgado que dificulta la correcta asimilación de nutrientes.

 

Hipotiroidismo

Disminuye la producción de hormonas, lo que causa alteraciones en el peso, la energía y el humor, provocando cansancio constante e, incluso, depresión.

 

Diabetes Mellitus

Se calcula que la mitad de los pacientes sufren ya alguna complicación en el momento de ser diagnosticados como diabéticos.

 

Síndrome del Intestino Irritable

Dolor abdominal intermitente, diarrea y estreñimiento, síntomas que pueden variar en intensidad, por lo que en la actualidad no existe un examen clínico que corrobore la presencia de esta enfermedad.

 

Lupus

Los síntomas del lupus pueden guardar un gran parecido con otras enfermedades, lo que hace difícil su diagnóstico.

La prevención y detección temprana ayuda
a mantener una buena calidad de vida.